Barra de herramientas de Www.ratondebiblioteca.es



2/5/11

Castillo de Moeche

By De Pinga

   Los verdes pastos que rodean a Moeche hacen de este enigmático lugar, una tierra rica en quesos cuyo sello de calidad lleva cincuenta años de puesta en escena, aunque es sabido que no sólo de lácteos vive el hombre. Un aire totalmente limpio y un valle protegido por las montañas, hacen de este pueblo localizado en el municipio de San Jorge un encanto que llevó a los Andrade a la construcción en el siglo XIV del Castillo de Moeche.

   Actualmente la población merma muy lentamente llagando a la cifra de 1401 habitantes, pero esto no ha sido un obstáculo para que la Asociación Cultural Irmandiños de Moeche crease en 1980 el Festival Irmandiño que empezó con grupos folk de alta alcurnia y continuó con una decadencia lineal a su población, de todas formas no es más que una forma de recordar la primera destrucción del castillo en las revueltas irmandiñas de 1431. Este festival se celebra un mes más tarde al Festival Celta de Ortigueira.

   Pedro Álvarez de Osorio (escudos que figuran en las murallas exteriores) fue el encargado de reconstruirlo en 1468 aunque no fue la única, recientemente en el 2001 sufrió una restauración que duró 7 años (un millón de euros), momento en el que pasó a formar parte del inicio de la ruta de castillos y monasterios del Eume dentro del programa europeo LEADER para el desarrollo rural, tras haber ingresado en 1949 como Patrimonio Histórico Español.

By De Pinga

   Los muros llegan a los 12 metros de altura y sus nuevos refuerzos con bloques de granito cubren las pizarras de mampostería que habían cargado años atrás los irmandiños (plebe) vencidos por los señores feudales de la época. Aunque dispone de foso, no es recomendable asomarse a él, la profundidad no es abismal pero será mejor usar los dos accesos que tiene, el frontal (principal que da a la torre del homenaje de 18 metros de altura) y el posterior (un poco más rústico).

   Aunque el castillo está cedido al ayuntamiento, sigue en propiedad de la Casa de Alba que casi lo vende por piezas en 1890 por menos de 3000 reales, así que si quieres ir a visitarlo y ver su interior dividido en habitaciones, comedor, patio, caballerizas, zona de servidumbre, sala de armas... todos los días permanece abierto por un precio simbólico, eso sí, actualmente las persona encargada está enferma.

   Espero disfruten de este pequeño pero histórico castillo.

0 comentarios:







Síguenos...