Barra de herramientas de Www.ratondebiblioteca.es



28/10/12

La Dalia

   Una tarde con sol de otoño nos lleva a la flor más exótica de esta estación, la Dalia o Dahlia. Su origen es mexicano y se denomina así por los pétalos gordos en forma de tubo que parecen conductores de agua. Actualmente es la flor nacional de México.

   Hay muchas variedades, formas y colores (exceptuando azul y verde) llegando a ser más de 2000 en 1840 y hoy unas 50000, sin embargo la que hemos encontrado para nuestros lectores presenta una mutación de dos colores.

Dalia

   Sus orígenes se remontan a 1519 cuando los españoles llegaron a la península de Yucatán, un señor llamado Hernán Cortés descubrió esta flor y la clasificó. A lo largo de los años el valor de sus semillas han alcanzado cuotas inimaginables llegándose a crear la Sociedad Nacional de la Dahlia en Gran Bretaña, por el año 1780, momento en el que llega a Europa y nueve años más tarde a España.

   Su tamaño oscila entre los 6 cm hasta los 30 y las más frecuentes son las pomposas, cactus y nenúfar.

25/10/12

Degradados y opacidad sin photoshop

  Quería llegar a saber si la utilidad más usada en el programa Photoshop para diseño gráfico digital era posible sacarla con una analógica sin filtros y de forma manual, os hablo de la opacidad. Al final lo he conseguido con 4 puntos de luz, dos frontales en ángulo de 45º, uno trasero y otro superior, los dos primeros fluorescentes y los otros incandescentes.

  Cartulina blanca en paño elevado amarillo ocre o similar en gama fría y plastilinas rojas o azul celeste, cuidado con otro tipo de colores dado que hace degradados y cambian, por ejemplo el verde es azul.

  El resto es un trípode, un flash, una distancia que tendréis que descubrir... ¿Os atrevéis?.

Degradados y opacidad sin photoshop

19/10/12

Helena y Ricardo Segura Torrella. Escenas familiares (CTB)

   Esta tarde se inauguraba en el ala izquierda del Centro Torrente Ballester la exposición conjunta de uno de los pintores más grandes de Ferrol, hablamos del enigmático Ricardo Segura Torrellas junto a su hija Helena Segura Torrela.

   Por la mañana pudimos acceder a la colección de la fotógrafa (1969) con piezas comprendidas desde los 90 hasta el año pasado, donde cabe mencionar Tideland, El final del viaje, Ares y Juno, Meta-Morphosis, El olor de tu sombra, Árbol de Muniferral, La secreta negrura de la leche, Alice, Sopa de caracol, La niebla, Quizás por eso vuelvo, For my grandpha y Shecan.

Ricardo Segura Torrellas

   Licenciada en geografía e historia realiza un máster en fotografía en el EFTI de Madrid que la conduce al mundo de la fotografía, destacando su primera exposición en el Ateneo ferrolano por el año 1992.

   Junto a su hija los cuadros de su padre tales como Paisaje con hogueras, Mica, Péndulo de la noche, El arenque galáctico, Camelio en la noche, Helena con lazo rojo, Pájaro muerto, Casa de Ferrería do Incio, Lareira, Casa de Esslingen...

   Ricardo nace en 1927 en la ciudad departamental y fue alumno del maestro Felipe Bello Piñeiro. Al trasladarse a Madrid aprende el método tradicional y el cubismo de la mano de Fernando Álvarez de Sotomayor y Vázquez Díaz.

Ricardo Segura Torrellas (Utensilios)

   Es en esa ciudad donde expone por primera vez en 1953 bajo la mirada crítica de Camilo José Cela, muro que separa su propia identidad de los colores cálidos. Con el paso del tiempo alcanza el "estatus" máximo a nivel nacional con pinceladas agresivas, bodegones macro...

   Desde su muerte en el 2000 su colección está representada en museos de toda Galicia y Cataluña además de gozar de gran prestigio a nivel nacional, ahora en el Torrente Ballester hasta el 13 de Enero del 2013.

  Proxecto Terra

   En el antiguo mortuorio del hospital, bajo focos de 18 €, el Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia mantiene hasta noviembre una exposición itinerante inaugurada una hora antes. La presencia de cinco vídeos ha hecho necesario mover el último panel para obtener mayor longitud, algo poco usual en la bóveda.

Proxecto Terra

13/10/12

La cabra gallega

Cabrito

   Si nos remontamos a nuestros ancestros en Mesopotamia y Babilonia, las cabras o capras fueron uno de los primeros animales domesticados en el mundo de la ganadería. Se dice que estos mamíferos se remontan en Galicia a la época romana que fue la de mayor abundancia, aunque actualmente existen en el mundo cerca de 30 especies. Para hablar de su edad real tenemos que remontarnos al neolítico, IV milenio a.c.

   Con una edad máxima de 4 años antes de su sacrificio, desde los cuernos, la piel, la carne, el estiércol y la leche son aprovechables en este animal para nuestro consumo. A pesar de ello han sido sustituidas en su mayor parte por el ganado bovino.

   La longitud de la cabra gallega oscila entre los 60 a 80 cm y su precio a los 4 años ronda los 150 €, aunque son aprovechables hasta los 8, momento en que pierde importancia. Aunque sus zonas de localización son principalmente en la montaña, se encuentran en otras como pastos por la explotación en régimen extensivo. Los cuernos se orientan hacia atrás tal y como se muestra en la fotografía y el peso es de 40 a 70 kg.

   La leche de cabra, a pesar de tener un sabor más intenso y fuerte que la de vaca, proporciona una digestión más saludable, previene la desmineralización ósea aportando la vitamina D, ayuda en los daños al ADN y evita la anemia ferropénica asociada a la carencia de Hierro, en resumen, es mejor que la segunda.

   La carne es más duradera que la de vaca, menos grasa pero de menor poder calorífico y se seca antes. Los cabritos más jóvenes son más sabrosos que los cabrones adultos, así como el sexo también es importante para su degustación en asados o estofados.

   La piel es barata, un precio que ronda los 40 € por animal, ofrece una aportación importante en la moda de abrigos, chalecos, chaquetas, capas, pelucas...

   El estiercol de cabra está considerado mejor que los de oveja, caballo y vaca. Posee un alto valor de nutrientes, rico en nitrógeno, fuerte y puede ser superado por los de gallina o de conejo.

 Hasta otra...

8/10/12

Macro Lepiota Procera

   Estamos en octubre y es plena temporada de setas. Los micólogos se aventuran por los bosques y prados en busca de ellas siempre que la humedad y la lluvia sean propicias, condiciones indispensables para su recolección.

   Grupos, parejas o solitarios rastrean bajo un tronco, entre ramas, hojas, hierbas... con el fin de encontrar ese hongo que luego será producto gastronómico u objeto de admiración.

   Usadas antiguamente por lo chamanes de las tribus para colocarse e inducir una situación de trance, alimentos de animales como los osos (los más resistentes a ellas) o simplemente cumplir su función dentro del ciclo natural, en resumen diríamos que se dividen en 4 grupos: Las comestibles (concretamente las de alto interés gastronómico), las venenosas (cierto número de ellas son sicoactivas en bajas dosis sin llegar a producir intoxicación que puede ser de unos 40 gramos dependiendo de la clase), las alucinógenas y finalmente las que no producen efectos dañinos, pero por no contener sabor, no tienen interés comercial.

   La seta es un hongo que puede alcanzar los 2 km de diámetro, incluso más y finalmente se exterioriza en lo que todos conocemos como seta con múltiples formas y colores. Tras ello explicar que donde hay una, hay más, así que sigue buscando porque las vas a encontrar, pero se ha dicho mucho sobre su reproducción a lo que aclarar que no hace falta nada más que el hongo que está bajo tierra no desaparezca y que las condiciones climáticas sean propicias entre la temporada de octubre a diciembre, a veces un poco más. Su salida se puede dar hasta tres veces en el mismo sitio pero donde ya ha salido, no va aparecer otra, tal vez a su lado.

Macro Lepiota Procera (saliendo)

   Vamos a centrarnos en la Macro Lepiota Procera o vulgarmente conocida como parasol. Con un precio en mercado que oscila entre los 5 a 8 €, se ubica principalmente en prados y bajo ciertos árboles como los robles, nunca bajo pinos o eucaliptos. Tiene una alta producción y su gran visibilidad la hace fácil de localizar.

   Su gran interés gastronómico y la única seta gemela, la Micro Lepiota Procera con la que se la puede confundir, la hace muy atractiva. Su competidora es tóxica afectando principalmente al hígado en indigestas sucesivas de la misma, dado que el organismo no es capaz de eliminarla. Se calcula que tras la tercera vez dependiendo de la cantidad y el organismo produce efectos irreversibles que pueden llegar a causar la muerte.

Macro Lepiota Procera (abriendo)

   Pero la forma de distinguirlas es fácil. Si como veíamos en la primera fotografía a la hora de ver la luz el tronco en las Macro son anchos, con anillo y en forma de globo, la ausencia de anillo, tronco estrecho y copa alargada puede ser Micro. Si continuamos con la siguiente fotografía que se muestra, la forma de abrir la copa es siempre convexa regular, cualquier otra puede inducir a error.

Macro Lepiota Procera (abierta)

   Finalmente llega la etapa de recolección. Una vez que la copa está extendida desde los 15 cm hasta los 30 (anormalmente pueden llegar a los 40 cm) es el tamaño óptimo para que uno se la meta en el cesto y la cocine en cuanto pierda un poco la humedad si no está seca. Es ahí donde verdaderamente se diferencian las Micro y las Macro, mientras que las primeras alcanzan los 10 a 12 cm, las otras son el doble por lo que al medir la copa es lo que va realmente despejar las dudas y darnos la seguridad completa para su consumo, dado que el anillo se puede caer, pero una vez que llegue a los 14 cm es una Macro Lepiota Procera.

   Esta seta presenta en el anverso láminas blancas que no desprenden ningún líquido en su corte, el tallo y la copa también es blanca con pinchas marrones y al secarse puede presentar manchas blanquecinas en la copa o un color marrón en las láminas (si es así a la hora de la recolección entonces tener cuidado porque puede estar pasada o faltarle humedad). Dichas pinchas marrones se pueden rasgar a la hora de cocinarlas y se cortan las láminas lo más separadas posibles. El tallo es comestible pero se aconseja despreciar y una recomendación es usar una plancha, gotas de aceite de oliva y vino de jerez, ajo bien picado y perejil. Procurar que no se apelmace y esperar a que cambie de color.

   Con esto y un bizcocho, hasta mañana a las... así que al final SI.

 P.D: Un truco es extraerla entera, si la raíz está blanca y sin lombrices es que la seta está completamente sana. En la copa puede presentar agujeros o falta de láminas que pueden ser causados por mordiscos de otros animales. Por último os doy una zona donde la podéis encontrar: En Simou (Mugardos).

5/10/12

There is no path to follow (Juan López Pérez)

There is no path to follow (Juan López Pérez - Sargadelos Ferrol)

   En breves la exposición del ferrolano Juan López Pérez "There is no path to follow" en la Galería Sargadelos de Ferrol, abrirá sus puertas a las 20:00 hasta el 31 de Octubre. Cabe destacar la presencia de Sandra Cinto con la cual participa en un taller elaborado en la Coruña y una obra incluida en la exposición "This is Brazil!".

   Tras haber conseguido este medio la cobertura de todas las sedes desde la delegación principal en Sada, a la cual le damos las gracias por la parte que nos toca, procedemos un poco a explicar al autor y la función de sus truchas en arcos de enredaderas o lineales.

There is no path to follow (Juan López Pérez - En montaje)

   Nace en la ciudad departamental en 1973 y está especializado en arte combinado con sonido y pintura, lo que hoy conocemos como arte multidisciplinar. Autor de obras como "Instalación: Las obsesiones" se caracteriza por combinar formas zoomórficas, especialmente marinas o acuáticas.

   La obra trata sobre "los estados de desmemoria y parálisis, ambos impuestos por un sistema en el que impera un miedo publicitado".







Síguenos...