Barra de herramientas de Www.ratondebiblioteca.es



11/6/16

Monasterio de San Martín de Juvia (Narón)

Monasterio de San Martín de Juvia (Entrada)

  El conjunto funerario

   En la parte superior presenta la Corona Real; en la inferior un detalle del escudo de armas de don Pedro Mourelle Mandiá y Esquío fallecido en el año 1593. Los restos de don Gonzalo Esquío y la lápida mortuoria que figuró sobre la sepultura del caballero D. Rodrigo de Esquío junto con el escudo de armas con los blasones de los Esquío y de los Mandiá conforman un conjunto de gran importancia por su valor histórico y artístico. Cierra el conjunto una lápida funeraria sin nombre cuya decoración se limita a una Cruz de Malta y una franja que la bordea en su totalidad.

Monasterio de San Martín de Juvia (Sepultura interior iglesia)

  Fundación

   Algunos autores atribuyen su fundación a un pequeño grupo de monjes portugueses que escaparon del Monasterio de San Martín de Dumio, que sufría constantes ataques de los moros; encontrando en la ribera del río Juvia un lugar idóneo para instaurar un pequeño cenobio o casa monacal al que le dieron el nombre de San Martín en honor al antiguo cenobio que tuvieran en Portugal.

   Este sería el nacimiento del monasterio de San Martín de Juvia, en el mismo lugar donde estaba situada la ermita dedicada a la Virgen de las Nieves.

Monasterio de San Martín de Juvia (Patio interior)

   En el año 789 dan comienzo las obras para la construcción del primer complejo monacal benedictino dúplice; obra realizada bajo la protección del rey D. Bermudo I. Este monasterio hacía, en algunas ocasiones, las funciones de fortaleza ante los ataques reiterados de los ejércitos africanos.

   Una vez expulsados los moros del valle de Trasancos, se reiniciaron las obras de reconstrucción del monasterio dándole más amplitud a las viviendas y anexos monacales, y acentuando también su carácter defensivo.

   En el año 867 serán los piratas vikingos y normandos los que ataquen al monasterio; saqueado y destruido en gran parte, los monjes y monjas serán los que reparar y restaurar la iglesia y demás dependencias monacales, con ayuda de algún noble.

  La iglesia parroquial

   La construcción de la actual iglesia románica dio comienzo en el siglo XII, en el año 1137, y remató en el siglo XVIII. La colocación, en el año 1782, de la cruz sobre la torre y de la campana grande, fundida en 1770, significó la terminación de las obras. En 1847 se colocaría la campana pequeña.

   La iglesia de San Martín tiene una planta rectangular, con tres naves o espacios en su interior.

   La puerta de acceso es de estilo románico y se compone de dos arquivoltas determinadas por molduras que arrancan desde el suelo. En el sentido de las arquivoltas termina la puerta hacia el exterior con una decoración de cuadros y de semicírculos refundidos o armados en la misma piedra sucediendo lo mismo en algunas ventanas.

Monasterio de San Martín de Juvia (Estatua interior iglesia)

   La nave central está separada de las naves laterales por pilares de planta cuadrada y con columnas. Esta nave central es más ancha que las laterales y en ella está el altar principal.

   Los capiteles se corresponden a diversos tipos de estilos y en su mayor parte reproducen palmetas, hojas rizadas, trenzados, bolas, racimos, figuras antropomórficas y animales.

   La base son muy variadas, y una parte de ellas se encuentran enterradas en el pavimento, teniendo las más visibles los plintos con ajedrezados y sus ángulos decorados con bolas, garras o cabezas de carnero.

  El altar de San Benito

   Restaurado recientemente llama la atención por la cartela “(…)en el 1745 el Papa Benedicto XIV tuvo la delicadeza de conceder al altar de San Benito de la iglesia de San Martín de Jubia indulto perpetuo de altar privilegiado y a toda la iglesia conventual y parroquial de San Martín también el entonces importantísimo privilegio de ser considerada como Iglesia de Refugio, el cual lleva anejo el derecho de Asilo”.

Monasterio de San Martín de Juvia (Sarcófrago del Siglo IX en el patio)

  En el exterior

   La parte más llamativa son las ábsidas con los aleros decorados con motivos en punta de diamante y sostenidos por figuras diferentes y originales entre las que destacan monstruos alados, cabezas de toros, dragantes, caballos y asnos, y otras muy originales en las que hombres y niños adoptan posturas casi imposibles.

Monasterio de San Martín de Juvia (Ventanas)

0 comentarios:







Síguenos...