Barra de herramientas de Www.ratondebiblioteca.es



9/6/17

Las tortugas de agua dulce domésticas

Tortugas

   Las tortugas o quelonios son reptiles que tienen un tronco ancho y corto y un caparazón que las protege, de él salen por delante la cabeza y las patas delanteras y por detrás las traseras y la cola. No tienen dientes pero si un pico parecido al de las aves y hay que tener cuidado, ya que dependiendo del tamaño, citado pico puede hacernos daño. Como los lagartos y serpientes mudan de piel, pero esto lo hacen lentamente. Su reproducción es mediante huevos que los dejan en tierra, incluso las marinas que lo hacen en las playas, dado que hay tres tipos: las terrestres (las primeras), las marinas (hace 50 millones de años) y las de agua dulce (las que nos atañen con una antigüedad de 100 millones de años).

   Su metabolismo es muy lento y las acuáticas pueden pasar sin respirar mucho tiempo, por ejemplo, una de las tortugas que se conoce de los galápagos llamada Harriet nació en 1830 y murió en el 2006, mientras que la más antigua que se conoce es de hace unos 220 millones de años siendo el reptil más antiguo. Son tolerantes, pacientes y sabias.

   Las de agua dulce son una excelente mascota y muy fáciles de cuidar que suelen encontrarse en pantanos, lagos o cauces de ríos con aguas lentas o estancadas. Las terrestres están en algunos países como Costa Rica prohibidas ya que son salvajes en su mayoría en peligro de extinción. Las adultas llegan a medir entre 25 y 30 cm y nos pueden durar unos 20 o 30 años.

   Su hábitat son los terrarios, las peceras y las bahías pero necesitan un lugar seco, además del agua (unas tres o cuatro horas). Comen carne, pescado y vegetales y en libertad se alimentan de peces, crustáceos, caracoles, babosas, moluscos y plantas acuáticas.

   Pero, siempre lo hay, hay que tener cuidado con ellas ya que según un estudio de los investigadores de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU-Cardenal Herrera de Valencia se han encontrado un 30% de mascotas infectadas con salmonela pudiendo contagiar a sus dueños de la mismas, sobre todo a niños y ancianos. Esto se ha descubierto a finales del año pasado y representa un 6 % de los contagiados por esta enfermedad que se estiman en unos 100.000 casos al año.

0 comentarios:







Síguenos...